domingo, 29 de abril de 2012

Crema de calabaza (receta sencilla)



Tras recuperar las fuerzas y el ánimo con el brownie de ayer, por cierto, buenísimo, (mi hija sigue revoloteando por la cocina intentando capturar algún trocito mientras no miramos), hoy toca preparar algo sano, pero como es domingo y no me quiero complicar demasiado tiempo en la cocina, voy a preparar una crema de calabaza con una receta muy sencilla, que no requiere mi presencia continua. 

Ya sé que hay otras recetas de crema de calabaza en la que se requiere sofreír la cebolla, el puerro o la patata y la propia calabaza, pero yo voy a reducir los ingredientes para que la crema sea casi exclusivamente calabaza y no requiera sofreír nada. Aprovecharemos nuestro horno.

INGREDIENTES:
  • Una calabaza
  • Una cebolla
  • 4 tazas y media de caldo de pollo
  • 1 taza de nata
  • Aceite, sal y pimienta

ELABORACIÓN:

- Partimos la calabaza por la mitad y retiramos con un cuchillo y una cuchara todas las semillas, manteniéndola con su piel.

- Ponemos en una bandeja cubierta con papel de horno los dos trozos de calabaza y una cebolla entera, también sin pelar. Sobre los trozos de calabaza ponemos un chorrito de aceite y una pizca de sal y lo introducimos en el horno precalentado a 220º C durante 1 hora.

Antes de introducir en el horno


Después de sacar del horno

- Sacamos del horno y retiramos toda la carne de la calabaza con una cuchara, ya que se habrá ablandado y no habrá dificultad alguna para hacerlo, depositando ésta sobre una bandeja para que se enfríe un poquito. Hacemos lo mismo con la cebolla, la pelamos y la ponemos con el resto de la calabaza.

Aspecto de la calabaza tras retirarle la carne (izquierda)



- Cuando todo se haya enfriado un poco, procedemos a introducirlo en la licuadora y añadimos una taza de caldo de pollo. Batimos hasta obtener una crema espesa con ambos ingredientes.



- Pasamos la crema espesa a una olla en la que añadiremos 3 tazas y media de caldo de pollo y una taza de nata, para darle untuosidad y brillo, ajustando el punto de sal y pimienta y llevamos a ebullición.



- Finalmente presentamos el plato en el que podemos incorporar, por ejemplo, queso parmesano rallado (como el que yo he preparado), o bien una bola de nata montada, o crema agria, e incluso un topping con una brunoise de bacon ahumado tostado o cebollino, decorado con una línea de aceite aromatizado.


Bon appétit.




sábado, 28 de abril de 2012

Brownie de chocolate y nueces (receta rápida)


Ha sido una semana larga y complicada, así que creo que nos merecemos un descanso y recuperar el aliento. Para ello qué mejor que un postre típico americano, un chute de glúcidos y lípidos, eso sí, con una pequeña dosis de omega-3 para evitar un taponamiento arterial que nos complique el día. Una combinación de caliente y frío.

Esta receta de Brownie de chocolate y nueces es tan sencilla como poner todos los ingredientes en el robot de cocina, batir, llevar al horno y servir, así que, en caso de apuro, o una visita a cenar inesperada, podemos ponerlo en el horno en menos de 5 minutos, y en 14 minutos más estará preparado. Vuestra nota estará próxima al 10.

INGREDIENTES:
Todos los ingredientes se ponen en el el robot de cocina

  • 200 gr (1 pastilla) de chocolate negro (70% cacao).
  • 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 gr de azúcar
  • Una pizca de sal
  • 6 cucharadas rasas de cacao en polvo
  • Un trozo de gengibre rallado
  • 4 cucharadas de harina con levadura
  • 3 ó 4 huevos
  • Nueces
  • Raspadura de naranja

ELABORACIÓN:

- Utilizamos el robot de cocina para preparar la masa de nuestro brownie.

Aspecto de la masa en el robot de cocina

- Incorporamos al recipiente del robot de cocina la pastilla de chocolate, golpeándola previamente para romperla en trozos pequeños, la mantequilla atemperada, el azúcar, la sal, el cacao, gengibre rallado, harina y la levadura.

- Batimos el conjunto, empleando las cuchillas, y mientras se bate se incorporan los huevos.

- Finalmente tendremos la masa formada.

- En un recipiente, que recubriremos con papel de horno para poder desmoldar sin dificultad incorporamos la masa y la extendemos uniformemente.
Aspecto de la masa de chocolate
El brownie ya está extendido y listo para el lanzamiento

Para que el papel de horno no nos dé dificultades, lo haremos una bola y lo mojaremos bajo el grifo. Luego sólo tendremos que extenderlo y sacudirlo para retirar el exceso de agua. De este modo podremos ponerlo cubriendo la totalidad del molde de horno.

- Incorporamos los frutos secos (nueces, pasas, etc.) hundiéndolos en la masa, o dejando incluso algunos en la superficie.

- Rallamos un poco de corteza de naranja y lo llevamos al horno durante 12-14 minutos (según el grosor de nuestro brownie) que se encontrará precalentado a 200º C.

Pasado ese tiempo, podemos pinchar el brownie con un palillo y determinar su el interior del mismo sigue pastoso y se pega al palillo, o bien, está finalizado y el palillo saldrá limpio. Desmoldamos y procedemos a servirlo con una bola de helado (preferiblemente vainilla), dejando que se derrita parte de éste sobre el pastel.



Bon appétit.








miércoles, 25 de abril de 2012

Pollo con sirope de arce y chile picado (receta rápida)


Como el otro día preparé las tortitas, pancakes, con sirope de arce, y aún pasará alguna semana hasta que lo volvamos a repetir, he decidido preparar una sencilla receta rápida empleando el sirope de arce que me sobró de la anterior ocasión.

Esta receta es ideal para preparar una cena rápida y deliciosa, y gustará tanto a mayores como a los pequeños de la casa, pues, como no, el sirope de arce aporta un punto dulce y suave característico, que contrastará con el punto que dará el ají molido (o chile picado, según tengáis en vuestra despensa).

Ingredientes:

  • Pollo deshuesado (preferiblemente pechuga, pues al ser la pieza de menor sabor, se realzará con el sirope).
  • Sirope de arce
  • Ají molido o chile picado
  • Pimienta, sal y agua


Elaboración:

1.- En la sartén a fuego fuerte ponemos el sirope de arce con un chorrito de agua para evitar que éste se queme.

2.- Añadimos una cucharadita de ají molido o chile picado y llevamos a ebullición.

3.- Cuando comience a hervir incorporamos las pechugas salpimentadas y bajamos a fuego medio-alto, volteando la carne para que se cocine apropiadamente por ambas partes.

4.- Una vez esté bien cocinada la carne, la presentaremos en el plato, y se reducirá la salsa que ha quedado en la sartén hasta que se haya evaporado toda el agua, incorporando esta salsa de sirope y ají a la carne.

Este plato se puede acompañar de una ensalada de brotes de lechugas variadas, y tomatitos cherry, con aliño francés (mostaza, aceite y sal mezclados hasta que formen una emulsión ligera).


En resumen, un plato rápido, sencillo, sano y sabroso.


Bon appétit


martes, 24 de abril de 2012

Arroz meloso de Bogavante y sepia


Después de demasiados días sin poder acercarme al ordenador, no he tenido más remedio que atender la petición de mi buena amiga Pi, y aprovecharla para hacer un delicioso arroz meloso de bogavante con sepia. Lamentablemente, no calculé bien la proporción de caldo a usar y hubo que esperar para comerlo más de la cuenta, por lo que me salió un poquito más seco de lo que debería ser un arroz meloso, así que, como penitencia, tendré que hacerme otro arroz de bogavante, corregir mis errores y "sufrir" comiéndomelo.

Así que espero que mi próxima visita a Hellín sea adecuadamente recompensada, porque quién haga esta receta, tiene asegurado el éxito en la mesa. "Hummm", "ahhh", "exquisito", "delicioso", serán sólo algunas de las exclamaciones que arranqueréis de los labios de vuestros invitados.

Por lo que he podido deducir de mi profesor en el curso de cocina, Santiago Calvo, el secreto de estos arroces (en realidad de todos los arroces y paellas) es el siguiente:

  1. Un buen caldo (de pollo, o fumet de pescado), según el tipo de arroz que quieras realizar.
  2. Elegir una buena materia prima (desde los ingredientes hasta el mismo arroz).
  3. Adecuar el tiempo de cocción del arroz en tres fases: 5 minutos fuerte, seguido de 5 minutos a fuego medio, y luego otros 5 a 8 minutos (según el punto de cocción con que nos guste el arroz) a fuego lento o incluso apagado.

Ingredientes para 4 comensales:
  • 400 gr de arroz - Como norma general, emplearemos 100 gr de arroz por comensal (recomiendo incorporar al menos una ración más para asegurarnos de que, llegado el caso, se pueda repetir).
  • 1'3 litros de Fumet de pescado. En arroces melosos se empleará la proporción fumet/arroz 3'2:1 (320 ml de fumet por cada 100 gr de arroz).
  • 1 bogavante (o dos, según nos guste más o menos)
  • 150 gr de sepia o calamar troceados
  • 100 gr de cebolla
  • 50 gr de tomate picado
  • 1 diente de ajo picado
  • aceite (el justito para poder sofreir los ingredientes) 1 dl arpox
  • Pimentón, azafrán y sal
Elaboración:

1.- Realizamos la "mise en place" o preparación de todos los ingredientes en su formato definitivo, para poder ir incorporándolos a la elaboración según vaya siendo preciso (eso que vemos en los programas de televisión, donde el cocinero ya tiene todos los ingredientes cortados y preparados).

a) Partimos la cebolla en Brunoise (pequeños cuadraditos)

b) Partimos el bogavante por la mitad, haciendo el primer corte en la del final de la cabeza y hacia adelante (de esta forma no habrá sufrimiento para el "bicho").

c) A continuación le damos la vuelta al bogavante y terminamos de cortar desde el punto inicial hacia la cola.

d) Retiramos las tripas y demás vísceras (cordón claro y masa oscura que se observa en la foto de abajo)

Aquí os dejo un vídeo ilustrativo, en el que El chef Santiago Calvo nos muestra gráficamente esto último.

(ATENCIÓN, ESTE VÍDEO PUEDE HERIR LA SENSIBILIDAD DE LOS AMANTES VEGETARIANOS DE LOS ANIMALES)

video

Y este es el resultado:

Antes


Después
e) Partimos la sepia o el calamar en trozos rectangulares.



f) Rallamos el tomate.

2) En una sartén tipo rondo (ver la foto inicial de la receta) sofreimos en aceite de oliva y sal el bogavante por ambos lados. Retiramos y reservamos.

3) Sofreimos la sepia, sin que nos preocupe que durante esta elaboración se pegue a la sartén, ya que esas partes aportarán un buen aroma, y podremos despegarlas del fondo cuando vayamos incorporando más ingredientes. Retiramos y reservamos.


4) Añadimos a la sartén la cebolla troceada y procedemos a sofreirla, adicionando el ajo y cuando estén casi listos, añadimos el pimentón e inmediatamente el tomate rallado para evitar que el pimentón se queme. También se puede adicionar un poco de especias de paella, de las que se venden en cualquier tienda, pero esto es cuestión de gustos.

Yo las uso y me dan muy buen resultado en cuanto a sabor.


5) Volvemos a incorporar la sepia o calamar y ahora es cuando ponemos el arroz, procediendo a anacararlo a base de moverlo dentro de la sartén para que recoga dos aromas y sabores de los sofritos elaborados.



6) Inmediatamente incorporamos el fumet caliente y nos aseguramos de que el arroz se reparte adecuadamente por toda la superficie del rondo y llevamos a ebullición a fuego fuerte, colocando adecuadamente el bogavante en su superficie para que termine de cocinarse junto con el arroz. 

7) Rectificamos de sal. Debe percibirse el sabor de la sal en el caldo, una vez añadido.

8) El control de los tiempos es fundamental, ya que como antes dije, deberemos tener el fuego fuerte durante los 5 primeros minutos, seguidamente otros 5 minutos a fuego medio y luego de 5 a 8 minutos a fuego lento o incluso apagado, en función del nivel de agua en nuestra elaboración. De este modo, si lo hacemos correctamente, nos podremos olvidar de tener que hacer adiciones posteriores de caldo, con el problema que supondría para la elaboración de nuestro arroz.

Aspecto tras los 5 primeros minutos
Aspecto tras 15 minutos




Bon appétit.

P.D.

Bueno, Pi, espero que me hagas llegar, al menos, una foto de tu arroz meloso.






lunes, 2 de abril de 2012

Tortitas (pancakes) con sirope de arce, chocolate y nata


Parecería que este blog esté casi dedicado a la repostería, pero en realidad sólo es casualidad que hasta ahora haya más recetas de postres que de otros platos. En este caso, mi mujer me ha pedido que le prepare unas tortitas para amenizar mañana la clase a sus alumnos de francés, y he pensado que sería buena idea, acompañarlas de un producto típico de otras tierras francófonas:



El sirope de arce es un producto típico del Canadá, donde en primavera, durante 6 a 8 semanas se recoge la savia del arce, árbol nacional, cuya hoja se encuentra en el escudo del país. Luego sólo tienen que hacer una reducción de la savia para obtener el sirope (de 40 litros de savia se obtiene 1 de sirope). Su sabor es dulce y tostado, con una cierta reminiscencia a café, lo que lo hace especialmente indicado para acompañamiento como salsas en numerosos postres.

No obstante se recomienda hacer un uso moderado ya que su contenido calórico es importante y su abuso puede provocar comportamientos perturbados.

El sirope de arce que yo he usado en esta receta es el mismo que veis en la foto superior, lo podéis encontrar fácilmente, por ejemplo, en Carrefour, otra palabra francesa que significa "cruce" (vaya nombre para un centro comercial).



Ingredientes para 12 tortitas:

  • 200 gr. de harina.
  • 1 taza de leche (unos 250 ml).
  • 1 huevo.
  • 1 cucharada sopera de azúcar.
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva o de mantequilla fundida.
  • 3 cucharaditas de levadura (equivalente a 1 sobre de levadura royal).
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • Esencia de vainilla
  • Acompañamiento: Sirope de arce, sirope de chocolate, nata, frutas troceadas, etc.

Elaboración:

1.- En un bol ponemos el huevo, el aceite (o la mantequilla, según hayamos usado) y el azúcar y lo batimos hasta mezclar bien.

2.- Añadimos la leche y batimos nuevamente hasta dejar todo bien mezclado.

3.- En otro recipiente ponemos la harina, la levadura y la sal y homogeneizamos la mezcla.

4.- Incorporamos la mezcla de la harina, levadura y sal al bol que contiene los ingredientes húmedos y batiremos hasta que tengamos una pasta fluida y casi líquida, pero densa.


5.- Incorporamos 1 ó 2 cucharadas de esencia de vainilla para aromatizar las tortitas.

6.- Ahora ya tenemos preparada la base de las tortitas y únicamente debemos poner a calentar a fuego medio una sartén pequeña/mediana y, sobre todo, antiadherente, en la que pasaremos por la superficie un trozo de mantequilla, para asegurar que exista una materia grasa en el contacto entre la sartén y la tortita.

7.- Una vez caliente la sartén, se pone un poco de la preparación en la sartén, asegurándonos de que ésta se distribuye por todo el perímetro de la sartén y mantendremos sin moverla hasta que observemos que aparecen burbujas en la superficie de nuestra futura tortita.

8.- Esas burbujas nos indican que es el momento de darle la vuelta a la tortita con una espátula fina para que termine de hacerse por el otro lado.


9.- Ya tenemos una tortita y pasaremos a realizar la siguiente, acordándonos en todo momento que es recomendable pasar el trozo de mantequilla por la sartén caliente antes de incorporar la elaboración, esto es, entre tortita y tortita.


10.- Las tortitas, también conocidas como pancakes, se pueden presentar acompañadas de muchos ingredientes adicionales, siendo los más típicos el sirope de arce, el de chocolate, el de fresa, nata, trocitos de fruta, etc.

Bon appétit.





fideuá de pollo, alcachofas y judías verdes




Tiempo de preparación: 30-40 minutos. 
Dificultad: Fácil.

Ingredientes para 4 personas:

  • Dos dientes de ajo.
  • Una hoja de laurel.
  • Media tacita de aceite de oliva virgen.
  • 1 kg de pollo troceado.
  • Un tomate maduro grande.
  • Cuatro alcachofas.
  • 200 g de judías verdes.
  • Agua caliente.
  • Un vaso de caldo de pollo.
  • Sal.
  • Perejil
  • Colorante alimentario.


Elaboración:


1.- Lavamos el pollo, lo troceamos y lo salpimentamos. 


2.- En una cazuela con aceite sofreímos dos dientes de ajos pelados y una hoja de laurel. Cuando el ajo esté dorado, echamos el pollo troceado, subiendo el fuego para que se dore. Vamos dando vueltas a los trozos para conseguir un dorado uniforme, buscamos los ajos y los retiramos. 


3.- Cuando el pollo esté ya dorado, rallamos el tomate maduro sobre él y bajamos el fuego (para que no se queme el tomate), homogeneizamos la mezcla, añadimos un vaso de agua caliente y rectificamos de sal.


4.- Mientras el pollo se va haciendo con el tomate lavamos las judías verdes y las cortamos a trocitos de unos dos centímetros. Pelamos las alcachofas, las cortamos a dados y las sumergimos en agua con sal y limón. 


5.- Una vez preparada la verdura y transcurridos unos cinco minutos de cocción del pollo la añadimos a la cazuela, completamos con un vaso de agua caliente y volvemos a rectificar de sal. Tapamos la cazuela y dejamos cocer durante unos diez minutos.


6.- En un bol preparamos unos 250-300 g de fideos de fideuá (unos 70 g por persona), medio vaso de agua caliente con colorante alimentario y un vaso de caldo de pollo. Vertemos el vaso de agua con colorante, removemos y echamos los fideos, completando la mezcla con el vaso de caldo de pollo y tratando que los fideos estén sumergidos. Añadimos el perejil troceado y ponemos el fuego fuerte con la cazuela destapada.


7.- Dejamos pasar entre 10 y 15 minutos (no hacer caso de los tiempos de cocción recomendados) removiendo unas tres veces para que los fideos de la parte de arriba pasen a la parte de debajo de la cazuela. Si vemos que el fideo aún está un poco duro y se ha consumido todo el caldo, podemos añadir medio vaso de agua y tapar la cazuela para completar la cocción.

Servir recién hecho.



Buen provecho.